Sábado, Julio 20, 2019
Mecanismo Nacional de Prevención contra la Tortura Honduras (MNP-CONAPREV)

 

El Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, que se conmemora el 26 de junio, evoca la fecha en que, en 1987, entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

El uso de la tortura está absolutamente prohibido por el derecho internacional, en todo momento y en cualquier circunstancia. El Artículo 14 de la Convención, ratificada hasta hoy por 159 países, afirma que los Estados deben velar por que las víctimas obtengan reparación. Esto abarca los medios para lograr la rehabilitación más plena posible para todas las víctimas, tanto si son adultos como si son niños. En el Artículo 39 de la Convención de los Derechos del Niños se estipula que los Estados deben adoptar todas las medidas apropiadas para promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de los niños que han sido víctimas de la tortura.

En mi condición de Comisionada del Mecanismo Nacional de Prevención Contra la Tortura designada por la Sociedad Civil, condenó y repudió enérgicamente la actuación de las fuerzas del orden del Estado de Honduras, que a diario utilizan prácticas de torturan y tratos inhumanos y degradantes contra toda persona detenida, como prácticas aprobadas por políticas de seguridad represivas que van orientadas a eliminar al que piense y actúe diferente a la política del gobierno y advierto a los titulares de estas fuerzas y sus subalternos que todo acto de tortura y violacion a los Derechos Humanos, cuando la víctima fallece no prescriben y en cualquier momento pueden ser requeridos para deducirles responsabilidad, civil, penal y administrativa, por estos hechos.

Exijo el cumplimiento de la Convención Contra la Tortura y su protocolo Facultativo y que se respete la independencia del CONAPREV, siendo una institución que ha sido fuerte mente atacada por este gobierno, por cumplir su función de contralor y denunciar los actos de tortura a los que son sometidos las personas privadas de libertad y las personas que son detenidas.

Es inadmisible toda práctica de tortura y pido públicamente a la Fiscalía Especial de Derechos Humanos cumpla con su papel de investigar y presentar las acciones penales de todos los casos de denuncias que el MNP-CONAPREV ha remitido y que a la fecha los actores de estas torturas están en la más completa impunidad.

Abogada Glenda Ayala
Comisionada Conaprev 
Designada Sociedad Civil